Zona de Confort, peligro a la vista

En algún momento de nuestra vida todos hemos sentido cierto interés en ejercitarnos y estar en forma pero no todas las personas tienen la fuerza de voluntad necesaria para someterse a un régimen serio y progresivo de entrenamiento. Esto es porque nuestro cuerpo, al igual que todo nuestro ser (desde el punto de vista intelectual, profesional e incluso espiritual) está adaptado para establecerse en un zona segura, donde se siente cómodo y a gusto, la tan conocida zona de confort.

No vengo a hablarte de ejercicios ni entrenamiento físico pero es una excelente manera de entender cómo funciona nuestro cuerpo y cómo se adapta a la zona de confort. El cuerpo humano es fácilmente adaptable.

Cuando tenemos interés en bajar de peso o crecer nuestra masa muscular, además de entrar en materia de calorías quemadas vs calorías consumidas, es necesario exponer a los músculos a cierto grado de estrés para que pueda desarrollarse y crecer. Luego de cierto tiempo de hacer los mismos ejercicios y bajo los mismos parámetros, ya el cuerpo se ha acostumbrado y es necesario volver a someterlo a un estrés mayor para que continúe su evolución. Cada vez que el cuerpo llega a un estado de tranquilidad, en donde el estrés al que lo exponemos ya es algo “normal”, nuestro cuerpo se encuentra en una zona de confort. De esta misma manera, en nuestro desarrollo profesional nuestro cuerpo, mente y disposición suele acomodarse a lo que conoce y en donde se siente cómodo.

Ten Cuidado con la comodidad o zona de confort

La mayoría de las veces este punto de comodidad va en contra de los sueños de las personas por que se sienten tan a gusto en donde están que dan por sentado que lograr sus sueños es imposible y no amerita el esfuerzo. Entramos en un área de pereza mental y física en la que solo queremos hacer lo que ya sabemos y podemos. Nos acostumbramos a lo que ya tenemos y dejamos de aprender, crecer y desarrollarnos como profesionales y como seres humanos.

Ser reacio al cambio puede llevarte a estancarte en tu zona de confort. Si llevas mucho tiempo haciendo lo mismo y no tienes interés de cambiar, a pesar de querer tener resultados distintos, no vas a lograr nada. El cambio es parte importante de mantenerte activo y no quedarte en tu zona segura. En muchas ocasiones cambiar te ayuda a sobresalir del resto y partir por delante frente a oportunidades que en otras circunstancias no tomarías, es decir, el cambio es la mejor medicina para enfrentar el peligro al que todos estamos expuestos al sentirnos muy cómodos en lo que hacemos.

Vale la pena mencionar que a veces confundimos bienestar con comodidad. Podemos sentirnos bien con lo que hacemos y estamos cómodos porque eso nos llena como personas en todos los niveles. Sin embargo, podemos estar cómodos pero no necesariamente sentirnos bien puesto que aspiramos a muchas más cosas pero no queremos ponernos en riesgo y dejar lo que ya conocemos por experimentar algo novedoso. Es precisamente en estas situaciones en las que debemos considerar hacer algo al respecto.

Aprender, Desarrollarte, Crecer

Si quieres estar saludable, tener buenas condiciones y un físico envidiable debes ejercitarte y someter a estrés tus músculos. Debes cambiar tus hábitos alimenticios y ser creativo e innovador. Si deseas aprender continuamente, desarrollarte como profesional y crecer como persona debes ejercitar tu mente y aventurarte a conocer cosas nuevas, decidirte a emprenderlas y perder el temor por abandonar lo conocido. Alcanzarás lo que te propongas cuando decidas salir de tu zona de confort.

Artículo creado por: Jonathan Afre (Miembro Fundador de CambioEfectivo.com) 

 

 

2 Responses to Zona de Confort, peligro a la vista

  1. ALVARO HURTADO GARCES dice:

    Buen día…Jhonathan… Gracias por tu aporte acerca de la zona de confort. La diversidad y el constante cambio y preparación no solo en la parte académica, si no en la espiritual, hace que nuestro cuerpo, la alma y el espíritu se compenetren entre si, crezcan y se nutran cada día más.

    • Jonathan Afre dice:

      Hola Alvaro,

      Efectivamente, el cambio es de las pocas cosas constantes en el mundo y hay que saber adaptarse a él y acogerlo de la mejor manera. Quienes hagan cosas distintas obtendrán resultados distintos y esto se aplica a cualquier ámbito de nuestras vidas.

      Muchas gracias por seguirnos de cerca y por tus comentarios. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*